¿Cómo mantener las manos suaves e hidratadas durante los fríos meses de invierno?


Ha llegado el invierno y con él la piel seca y los labios agrietados. Pero las manos también necesitan una atención especial durante el invierno. 

Se resecan más que otras partes del cuerpo, como la cara, así que debes cuidártelas como es debido. En este artículo te contamos cómo tener unas manos bonitas en invierno:

Compra cremas de manos.

También puedes comprar cremas de manos que se adapten a tu tipo de piel. Si tienes la piel seca, busca una crema que contenga glicerina y aloe vera. 

Los que tienen las manos grasas deben elegir productos con mentol o aceite de árbol de té. 

Lo importante es no gastar demasiado dinero en estos productos, ya que, en primer lugar, no son muy caros y hay muchas opciones disponibles a distintos precios.

Y lo más importante, ¡asegúrate de que el producto que elijas huela bien! Nada te arruinará más el día que tener las manos malolientes todo el día. 

Y por último: ¡no te olvides de la untuosidad! No querrás tener algo pesado en las palmas de las manos todo el día, sino algo lo bastante ligero como para que no parezca una capa extra entre tú y el mundo que te rodea.

No olvides hidratar tus manos antes de acostarte.

No olvides hidratar tus manos antes de acostarte.

  • Utiliza una crema hidratante rica
  • Utiliza una crema de manos
  • Utiliza un jabón de manos suave.

Asegúrate de utilizar el producto adecuado para tu tipo de piel y sigue estos sencillos consejos:

Utiliza guantes cuando tengas que salir a la calle si hace frío.

Llevar guantes es la forma más fácil y eficaz de mantener las manos calientes en invierno. 

Puedes comprarlos en cualquier tienda, pero asegúrate de adquirir unos que sean transpirables e impermeables para que protejan tu piel tanto del aire frío como de la lluvia o la nieve.

Los guantes pueden ser de distintos materiales, como cuero, lana y algodón (si buscas opciones baratas). 

Todos estos materiales son buenos para mantener el calor, pero no son tan buenos para dejar salir la humedad, por lo que es probable que acabes sintiendo humedad en el interior de los guantes. 

Por eso te recomendamos que utilices guantes transpirables, como los de forro polar, en lugar de guantes gruesos como los de piel o lana.

Cuida las cutículas y las uñas.

En invierno, las manos suelen estar expuestas al aire seco, al frío y al agua caliente. Necesitan cuidados especiales para mantenerlas suaves e hidratadas. 

Puedes seguir estos pasos para mantener unas manos bonitas:

  • Limpiador de cutículas: Las cutículas están presentes de forma natural en la base de las uñas, pero pueden parecer gruesas. Así que retíralas con un quita cutículas o unas tijeras limpias antes de empezar con cualquier otro procedimiento para el cuidado de las manos.
  • Lima de uñas: Límate las uñas con regularidad para que estén siempre cuidadas y ordenadas.
  • Crema de manos: Aplícate una crema de manos de buena calidad todas las noches antes de acostarte para que la piel la absorba fácilmente mientras duermes (así evitarás cualquier tipo de irritación).

Cepíllate las manos con un cepillo suave.

Cepillarse las manos es una forma estupenda de exfoliarlas y estimular la circulación sanguínea. Utiliza un cepillo suave, como el que usarías para la cara o el cuerpo. 

Cepíllate con pequeños movimientos circulares durante unos 3 minutos, empezando por la base de cada dedo y subiendo hacia la muñeca.

Cuida tu piel y tus uñas, a la larga te compensará.

Cuida tu piel y tus uñas, a la larga te compensará.

  • Utiliza crema de manos regularmente para mantenerlas suaves e hidratadas.
  • Hidrata tus manos antes de acostarte por la noche, ya que es cuando más cuidado y protección necesitan frente al frío. Utiliza un cepillo de uñas para frotarlas todos los días y aplícate crema de manos para hidratarlas. Lávate las manos con jabón después de ir a un baño público.
  • Utiliza guantes si hace mucho frío o cuando realices actividades al aire libre, como jardinería o senderismo, que pueden dañar aún más tus manos.
  • Cepíllate entre los dedos con un cepillo suave (o un cepillo de dientes) una o dos veces por semana para exfoliarlos. No restriegues demasiado fuerte porque podrías dañarlas.

Conclusión

El invierno es un buen momento para cuidarse las manos y las uñas. El frío puede resecar la piel e incluso provocar grietas, por lo que es importante que las hidrates con regularidad. 

Si sigues estos consejos para lucir unas manos bonitas en invierno, ¡tendrán un aspecto suave, terso y sano todo el año! Cuando haga frío, asegúrate de llevar guantes. 

Así protegerás tus manos de los elementos y evitarás que se resequen. Si quieres un enfoque más natural, prueba a utilizar cera de abejas y aceite de coco como hidratante. 

Estos ingredientes son seguros para la piel sensible y pueden ayudar a mantener las manos hidratadas mientras se curan.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.