Introducción y visión general del campo de la ecología.

La ecología es el estudio científico de los organismos y sus interacciones entre sí, con su entorno físico y con otros organismos.

El estudio de la ecología es el estudio científico de los organismos y sus interacciones entre sí, con su entorno físico y con otros organismos.

La ecología es el estudio científico de los organismos y sus interacciones entre sí, con su entorno físico y con otros organismos. 

La ecología es una ciencia interdisciplinar que integra la biología, la física, la química, la geología y otras disciplinas para estudiar los sistemas naturales.

Los ecólogos estudian una amplia gama de temas, entre ellos cómo se adaptan los organismos a su entorno y cómo interactúan las especies entre sí. 

Los ecólogos pueden trabajar sobre el terreno o en un laboratorio.

Hay muchas formas de estudiar la ecología.

Hay muchas formas de estudiar la ecología. La ecología es el estudio científico de los organismos y sus interacciones entre sí, con su entorno físico y con otros organismos. 

El estudio de la ecología puede abordarse desde diversas perspectivas:

  • La ecología de poblaciones estudia la dinámica (cambios a lo largo del tiempo) de las poblaciones (grupos) en relación con su entorno.
  • La ecología de comunidades examina cómo se estructuran las comunidades y cómo interactúan entre sí y con los factores abióticos de su entorno (elementos que normalmente no cambian).

Los sistemas ecológicos pueden estudiarse a múltiples niveles, incluidas las poblaciones y los organismos individuales, las ecorregiones (que agrupan diferentes hábitats) y los biomas completos (que incluyen a todos los seres vivos de una región geográfica determinada). Los biomas definen los principales tipos de cubierta terrestre de la Tierra, así como los cursos de agua. Los biomas proporcionan importantes servicios que sustentan la vida y los medios de subsistencia de las personas. Algunos ejemplos son: – Los biomas de bosques caducifolios templados proporcionan madera y productos de madera para pulpa que se utilizan en la fabricación de edificios, muebles y productos de papel como libros y revistas.

Los sistemas ecológicos son complejos y están interconectados. Para comprender plenamente un sistema ecológico, es necesario estudiarlo en múltiples niveles. 

El nivel más básico es la población, que se refiere al número de individuos de una especie que viven juntos en un lugar en un momento dado (por ejemplo, todas las ranas de su patio trasero). 

El siguiente nivel es el de comunidad, que incluye varias poblaciones que interactúan entre sí a través de la depredación o la competencia por recursos como la comida y el refugio; esta interacción crea interdependencia entre las especies dentro de las comunidades, de modo que trabajan juntas como un todo en lugar de hacerlo independientemente unas de otras (por ejemplo, los lobos cazan juntos a los ciervos).

El siguiente nivel desde la comunidad es el ecosistema: el conjunto completo de factores físicos (como la geología) y componentes biológicos (como las plantas) que interactúan entre sí en una zona a lo largo del tiempo (por ejemplo, una zona boscosa donde los árboles crecen durante muchos años). 

Un ecosistema funciona como un organismo porque tiene entradas, como la fotosíntesis de las plantas, y salidas, como la descomposición por hongos y bacterias que descomponen la materia vegetal muerta en nutrientes que vuelven a ser utilizados por nuevas generaciones de plantas; además, estos procesos ocurren continuamente a lo largo del tiempo y no sólo una vez durante la vida de cada individuo.

El mundo tiene más de 1.000 millones de hectáreas (2,47 millones de millas cuadradas) de zonas protegidas como parques, refugios de vida salvaje o santuarios – los manglares protegen los hábitats costeros de la erosión atrapando los sedimentos que arrastran los ríos – los arrecifes de coral son criaderos de muchas especies de peces marinos

En el mundo hay más de 1.000 millones de hectáreas (2,47 millones de millas cuadradas) de zonas protegidas como parques, refugios de vida salvaje o santuarios. 

Los manglares protegen los hábitats costeros de la erosión atrapando los sedimentos arrastrados por los ríos, los arrecifes de coral son criaderos de muchas especies de peces marinos y otros organismos como las praderas marinas proporcionan alimento y refugio a los animales marinos.

Conclusión

La ecología es un campo muy amplio que abarca muchos subcampos. Es importante entender los distintos tipos de ecología y lo que estudian para poder tomar decisiones informadas sobre los esfuerzos de conservación y la elaboración de políticas.

ARTICULOS RELACIONADOS

Comments

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

cinco × 2 =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

ULTIMOS ARTICULOS