¿Por qué cuestan tanto los vestidos de novia?

Los vestidos de novia son caros. Es un hecho. Miras la etiqueta del precio y lo sabes enseguida.

Pero, ¿por qué? ¿Qué tiene este vestido que lo hace mucho más caro que cualquier otra prenda de vestir? ¿Y qué se puede hacer para abaratar el coste de comprar uno y no arruinarse?

Veamos algunas razones por las que los vestidos de novia cuestan lo que cuestan:

Los materiales son caros.

Como probablemente hayas oído, los materiales utilizados para confeccionar un vestido de novia son caros.

Algunos materiales son más caros que otros y algunos son más difíciles de trabajar. Por ejemplo:

  • La seda es un tejido caro con el que puede ser difícil trabajar porque es muy delicado y requiere cuidados especiales cuando llega el momento de los arreglos o la limpieza en seco.
  • El encaje también es un material caro, pero no es tan difícil de trabajar como la seda, porque no es tan delicado y no requiere cuidados especiales antes de los arreglos o la limpieza en seco (aunque tampoco querrás mancharlo).

El tejido de tu vestido de novia puede marcar la diferencia en el precio.

Por ejemplo: El satén es un tejido asequible, pero no es tan duradero ni fácil de trabajar como otros tejidos que cuestan más dinero. La gasa también es un material asequible, pero requiere cuidados especiales cuando llega el momento de los arreglos o la limpieza en seco.

Son complejos.

Los vestidos de novia están hechos de muchos materiales y piezas diferentes, lo que los hace más complejos que otros tipos de ropa.

Por ejemplo, un vestido puede estar compuesto por una capa interior que es cómoda pero no favorecedora, una capa que te da curvas y hace que tu cintura parezca más pequeña (pero que no se sostiene por sí sola), y otra capa que es favorecedora y se sostiene por sí sola: las tres tienen que combinarse a la perfección para que la novia luzca lo mejor posible delante de su familia y amigos en su gran día.

El vestido también es más complejo debido a los muchos tipos diferentes de vestidos de novia que existen hoy en día en el mercado.

La novia puede elegir entre un vestido de una pieza o uno de dos, cada uno con muchas variaciones.

También puede comprar un vestido corto o largo, lo que influirá en el tiempo que tenga que dedicar a prepararse por la mañana.

Es una compra única.

Compra única.

El vestido es una compra única y un artículo para una ocasión especial.

No es una prenda que vayas a llevar todos los días, así que tiene que ser algo que te haga sentir bien contigo misma y con tu cuerpo ese día en particular.

La novia puede tener la oportunidad de añadir accesorios para que el vestido sea más exclusivo, pero esto también puede resultar caro.

También es importante tener en cuenta que muchas personas ven las bodas como una oportunidad para expresarse, por lo que quieren que su vestido de novia refleje quiénes son como individuos o como pareja (los novios).

Esto significa que algunas personas pueden elegir estilos o colores poco convencionales, que suelen ser más caros que las opciones tradicionales.

Es más que un vestido.

El vestido es más que un vestido. Es un símbolo de amor, compromiso, familia y cultura.

Representa quién eres como persona y cómo quieres que te representen el día de tu boda.

Tener el vestido de novia adecuado puede ser una tarea desalentadora. Hay tantos estilos, tejidos y adornos entre los que elegir que es fácil perderse en los detalles.

Lo primero que hay que hacer es averiguar cuál es tu estilo. ¿Te gustan los tejidos suaves y fluidos, o prefieres los adornos espectaculares? Piensa en lo que te hace sentir guapa.

¿Le gusta la sensación de sentirse envuelta en un bonito vestido? ¿O prefieres el aspecto de un elegante vestido de cóctel? ¿Le gusta el encaje o el satén? ¿Seda o algodón?

Si tu boda es formal, quizá quieras llevar algo más tradicional, como un vestido de cintura imperio con detalles de encaje.

Si es una boda en la playa, entonces los vestidos de dama de honor coquetos y divertidos serán perfectos.

El precio de un vestido de novia se basa en algo más que el coste de los tejidos y la artesanía

El precio de un vestido de novia no sólo se basa en el coste de los materiales y la confección.

El precio también incluye el hecho de que es una compra única y tiene que durar toda la vida, lo que puede ser muy costoso en sí mismo.

Además, hay muchos otros factores que influyen en lo que acabas pagando por tu vestido:

  • La complejidad del diseño (por ejemplo, encajes intrincados) o el material (por ejemplo, seda frente a poliéster).
  • Si quieres que te lo arreglen o no antes de ponértelo; si es así, también supondrá un coste adicional.

Conclusión

El precio de un vestido de novia se basa en algo más que el coste de los tejidos y la artesanía.

También tiene que ver con el tiempo y el esfuerzo que se invierten en crear una prenda que durará toda la vida, así como con el valor de la tradición en nuestra cultura, y esto significa que los precios suben en todos los ámbitos.

Últimas entradas de Valentina López (ver todo)

ARTICULOS RELACIONADOS

Comments

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

18 + trece =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

ULTIMOS ARTICULOS