¿Se rige la política exterior china por la ideología capitalista?

La política exterior de China se describe a menudo como «capitalista». Esta etiqueta es muy errónea: ignora el hecho de que la República Popular China no era capitalista antes de 1978 y ha sido socialista desde entonces. 

También ignora que gran parte de la política exterior china sigue guiándose por ideas asociadas al marxismo-leninismo. 

Por último, ignora que la economía china sigue dominada por empresas y bancos estatales.

La República Popular China no es un país capitalista.

China es un país socialista. Su economía ha estado dominada por empresas y bancos estatales desde la fundación del país en 1949, cuando el Presidente Mao Zedong estableció la República Popular China.

Desde 1978, cuando Deng Xiaoping llegó al poder y comenzó a aplicar reformas económicas destinadas a modernizar la capacidad industrial de China y reforzar su poderío militar, China se ha integrado cada vez más en los mercados internacionales mediante acuerdos comerciales con otras naciones de todo el mundo. 

Sin embargo, a pesar de estos cambios en su estructura económica a lo largo del tiempo -y a pesar de la insistencia de muchos comentaristas en que debería considerarse «capitalista»-

China sigue comprometida con el socialismo como ideología porque promete justicia social para todos los ciudadanos, independientemente de su riqueza o estatus dentro de la sociedad.

La política exterior china se describe a menudo como «capitalista».

El término «capitalista» se utiliza de muchas maneras diferentes. Muchas personas lo utilizan para describir un país que no es ni socialista ni comunista, como Estados Unidos o China. 

Otros lo utilizan para describir países que son capitalistas en algunos aspectos pero no en otros; por ejemplo, pueden decir que la economía de China aún está en desarrollo y, por lo tanto, aún no es plenamente capitalista porque no todas las partes de su economía funcionan según los principios del mercado (por ejemplo, las empresas estatales). 

Y lo que es más importante a los efectos que nos ocupan, algunos estudiosos sostienen que ciertos tipos de política exterior pueden describirse como «capitalistas» aunque no encajen claramente en ninguna de las categorías anteriores, es decir, cuando los Estados persiguen sus intereses sin tener en cuenta consideraciones morales o éticas más allá de las dictadas por el mero interés propio (o quizá la seguridad nacional).

Pero esta «etiqueta» es muy errónea.

Pero esta «etiqueta» es muy errónea. Se basa en un malentendido de cómo funcionan el capitalismo y el comunismo, así como en la ignorancia de la historia de China.

  • El capitalismo es un sistema económico en el que los particulares poseen los medios de producción y realizan inversiones para obtener beneficios, mientras que el comunismo es un sistema económico en el que toda la propiedad pertenece al Estado. Tanto el capitalismo como el comunismo se asocian a mercados libres (o al menos a mercados con una intervención gubernamental limitada), pero difieren en quién controla los activos: ¿los particulares en el capitalismo o los funcionarios del gobierno en el comunismo?
  • En China, antes de 1978, no existía la propiedad privada de la tierra ni de las empresas; sólo las empresas estatales funcionaban dentro de una economía planificada controlada por los dirigentes del Partido Comunista, que decidían qué recursos se producían y dónde, cuándo podían venderse (si es que podían venderse) y a qué precio debían venderse para obtener beneficios… ¡o pérdidas! Tras la llegada al poder de Deng Xiaoping, hacia 1978, introdujo reformas de mercado que permitieron cierta propiedad privada en determinados sectores, como la agricultura y los pequeños negocios, como restaurantes o tiendas de ropa, etc., Pero estas reformas no afectaron a las grandes industrias, como las acerías, que permanecieron bajo control gubernamental hasta hace poco, cuando Pekín comenzó a desprenderse de ellas mediante ofertas de acciones en las bolsas de valores de la región Asia-Pacífico, incluyendo Australia Nueva Zelanda Hong Kong Singapur Taiwán Japón Corea del Sur Indonesia Malasia Tailandia Vietnam Filipinas India Myanmar Pakistán Irán Arabia Saudí EAU Qatar Kuwait Bahréin Omán Arabia Saudí Jordania Líbano Siria Irak Turquía Afganistán Tayikistán Turkmenistán Kazajstán Kirguistán Uzbekistán Azerbaiyán Moldavia Georgia Armenia Azerbaiyán Ucrania Bielorrusia Bielorrusia Letonia Lituania Estonia Letonia

Ignora el hecho de que la economía de la RPC se basaba en el socialismo antes de 1978, y ha sido socialista desde entonces.

Ignora el hecho de que la economía de la RPC se basaba en el socialismo antes de 1978, y ha sido socialista desde entonces.

El socialismo es un sistema económico en el que toda la propiedad es pública, mientras que el comunismo es un sistema político que aspira a la ausencia de clases y de Estado. 

La economía china se basaba en el socialismo antes de 1978, cuando Deng Xiaoping abandonó la visión de Mao Zedong de la lucha de clases y adoptó en su lugar reformas de mercado. 

Desde entonces, ha sido socialista, como la economía rusa después de 1991 o la vietnamita después de 1986, pero con algunos elementos capitalistas añadidos (como la propiedad privada de la tierra).

También ignora que gran parte de la política exterior china sigue rigiéndose por ideas asociadas al marxismo-leninismo.

  • Karl Marx, el fundador del marxismo, sostenía que el capitalismo era un sistema inherentemente explotador que acabaría derrumbándose y dando paso al socialismo.
  • Lenin desarrolló esta idea argumentando que las revoluciones comunistas eran necesarias para crear una economía y una sociedad socialistas.
  • Mao Zedong creía que China podía evitar convertirse en capitalista siguiendo su propio y único camino hacia el socialismo, que él llamaba «una nueva democracia». También se inspiró en la teoría del imperialismo de Lenin, así como en su idea de que el capitalismo global conduciría inevitablemente a la guerra entre las principales potencias del mundo (la teoría que ahora se conoce como «teoría de los sistemas mundiales»).

Por último, ignora el hecho de que la economía china sigue estando dominada por empresas y bancos estatales.

Por último, ignora el hecho de que la economía china sigue dominada por empresas y bancos estatales. 

Aunque China ha abierto su economía y ha permitido que florezcan algunas empresas privadas, es importante señalar que éstas siguen siendo actores minoritarios en un sistema dominado por grandes entidades gubernamentales.

Si observamos cómo invierte China en el extranjero, vemos que la mayor parte de su inversión extranjera se destina a la construcción de proyectos de infraestructura (por ejemplo, puertos) o a la adquisición de recursos naturales (por ejemplo, minas). 

Estas inversiones parecen rentables para ambas partes, pero no siempre son tan sencillas: El gobierno chino suele exigir a las empresas que invierten en su país que transfieran tecnología o derechos de propiedad intelectual como parte de sus acuerdos con Pekín; esto significa que estos proyectos no son necesariamente empresas capitalistas en las que los beneficios se maximizan mediante la competencia entre empresas que buscan beneficios en mercados libres.

Los analistas de política exterior deberían evitar llamar a China capitalista o comunista; es mejor describir sus políticas en términos de filosofía política o institucionalismo.

Para entender la política exterior de China, es importante evitar llamarla capitalista o comunista. China no tiene una economía capitalista y el gobierno no tiene una ideología capitalista. 

Es mejor que los analistas describan sus políticas en términos de filosofía política o institucionalismo en lugar de utilizar etiquetas anticuadas que no reflejan fielmente la realidad.

China es un país socialista con una economía mixta y un sistema político mixto. El Partido Comunista gobierna China desde 1949, cuando Mao Zedong tomó el poder durante la Guerra Civil China (1927-1950). 

Sin embargo, a pesar de tener algunas similitudes con el comunismo -como la nacionalización de industrias y la instauración de reformas agrarias-, el régimen actual no sigue los principios marxianos, sino que aboga por el socialismo con características chinas: a saber, el capitalismo mezclado con elementos tomados de la ideología maoísta, como la propiedad colectiva frente a la privada; la planificación centralizada frente a las fuerzas del libre mercado; el gobierno autoritario frente a la gobernanza democrática[1].

Conclusión

La política exterior china no es capitalista. Se basa en ideas e instituciones socialistas, que se han mantenido firmemente desde que el país abandonó su experimento con el capitalismo en 1978. 

Sin embargo, desde entonces, la política económica china ha estado muy influida por los economistas occidentales, especialmente los partidarios del libre mercado y la liberalización del comercio. 

Esta influencia ha llevado a muchos analistas a describir el enfoque de Pekín como «capitalista», pero esta etiqueta ignora tanto sus raíces marxistas como su actual condición de Estado autoritario controlado por el Partido Comunista (PCCh).

ARTICULOS RELACIONADOS

Comments

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

3 × uno =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

ULTIMOS ARTICULOS