Especies españolas en peligro de extinción, ¿dónde verlas?

España cuenta con una impresionante lista de especies amenazadas, entre las que destacan el lince ibérico, el murciélago de Bonete y la pardela balear.

Sin embargo, no son sólo estas especies las que están en peligro de extinción. Hay muchas más especies autóctonas en España que necesitan protección.

Murciélago bonete, Madrid

El murciélago de Bonete es una especie de murciélago de la familia Vespertilionidae. Se encuentra en Argelia, Marruecos y España.

Los hábitats naturales del murciélago de Bonete son los bosques templados, la vegetación arbustiva de tipo mediterráneo, las tierras de cultivo y los jardines rurales.

Prefiere habitar lugares cálidos con escasa cobertura vegetal donde pueda capturar fácilmente insectos para alimentarse.

El murciélago de Bonete está amenazado por la pérdida de hábitat porque vive en zonas con actividad humana, como tierras de cultivo y zonas urbanas en las que se construyen muchos edificios cada día, lo que significa que tienen menos espacio para vivir.

Lince ibérico, Jaén

El lince ibérico (Lynx pardinus) es el felino más amenazado del mundo. Es un símbolo de la fauna española y sólo hay unos 700 ejemplares en España.

Este felino es de gran tamaño, con un peso medio de 20 kg y una longitud de hasta 90 cm, lo que lo convierte en el felino más grande de Europa.

Tiene un pelaje gris arenoso con manchas negras en el lomo y las patas, mientras que su vientre es blanco o blanco grisáceo con manchas negras.

El lince ibérico vive en zonas de matorral mediterráneo donde hay conejos, liebres y otros animales pequeños para cazar como presa; pueden llegar a vivir hasta 18 años si no mueren por accidentes de caza o enfermedades como la rabia o el virus del moquillo canino (VDC).

Pardela balear, Baleares

La pardela balear es una especie de ave marina de la familia Procellariidae, que también incluye frailecillos, petreles y fulmares.

Se reproduce en las islas del mar Balear, frente a España y el norte de África, así como en Córcega y Cerdeña, en Francia.

La pardela balear es pequeña para ser una pardela (21-23 cm), pero tiene una cola muy larga que se extiende más allá de la longitud de su cuerpo cuando vuela.

La cabeza es blanca con vetas oscuras por encima; las partes superiores son marrón grisáceo con plumas de vuelo más oscuras; las partes inferiores son blancas excepto por las puntas oscuras de las plumas de la cola que forman una marca en forma de flecha apuntando hacia atrás a cada lado de la grupa (el extremo posterior).

Se alimenta en el mar zambulléndose en el agua en busca de presas de peces o calamares;

También puede alimentarse cuando planea sobre las olas cerca de la costa, donde hay presas, como el lanzón, cerca de las capas superficiales, donde la intensidad de la luz es lo suficientemente alta como para que pueda ver lo que atrapa con la vista en lugar de depender únicamente de su sentido del olfato, como la mayoría de las aves marinas, ya que necesita tener los dos ojos abiertos mientras caza bajo el agua para que uno pueda seguir los movimientos de la presa potencial, mientras que el otro permanece enfocado hacia delante mirando a lo lejos.

Esto les permite aprovechar cualquier oportunidad en la que algo les llame la atención lo suficiente como para emprender una acción de persecución hacia la fuente de alimento antes de que otro lo haga primero.

Águila imperial ibérica, Teruel

El águila imperial ibérica (Aquila adalberti) es el águila más grande de Europa. Es una especie protegida, y su número ha ido disminuyendo debido a la pérdida de hábitat y al envenenamiento por cazadores que la consideran una amenaza para su ganado.

El Gobierno español ha tomado medidas para proteger a esta majestuosa ave: ahora sólo quedan unas 2.000 parejas en España, frente a las más de 10.000 de Francia o Italia.

El mejor lugar para ver un águila imperial ibérica es la cueva de Do[c]a Blanca, en la provincia de Teruel; suele haber varias águilas posadas en sus acantilados en cualquier época del año.

Oso pardo, Cantabria

El oso pardo, o Ursus arctos, es el mayor carnívoro terrestre de Europa. También es una de las especies más amenazadas de España.

El oso pardo ha sido utilizado como símbolo de Cantabria desde la antigüedad y puede verse en su escudo de armas, concedido por el rey Felipe II en 1559.

De hecho, este animal ha estado presente en todos los documentos oficiales relacionados con Cantabria desde entonces (como las monedas).

Cabe destacar que en la actualidad sólo quedan unos 200 ejemplares en esta región debido a las prácticas de caza a lo largo del tiempo, por lo que es importante no sólo protegerlos sino también ayudar a recuperar su hábitat natural.

En España hay muchas especies en peligro de extinción.

En España hay muchas especies en peligro de extinción, unas más que otras. Algunas de ellas son comunes en determinadas regiones del país y menos frecuentes en otras.

Para ayudarte a identificar estos animales, hemos creado una lista con sus características más representativas:

  • La cabra montés (Capra pyrenaica hispanica): Este animal vive en los Pirineos y es uno de los símbolos más emblemáticos de la fauna española. Sólo se encuentra en esta región, así que si quiere verlo, ¡tendrá que visitarla!
  • El lince ibérico (Lynx pardinus): Este felino existe desde hace miles de años, pero su población sigue disminuyendo debido a la actividad humana, como la caza o la deforestación, que hace que su hábitat se reduzca cada año.

Conclusión

Así que, ¡ahí lo tiene! Nuestra lista de las cinco especies más amenazadas de España. Esperamos que este artículo te haya inspirado para salir a la calle y empezar a buscar estos preciosos animales.

Si tienes la suerte de ver alguno, ¡háznoslo saber en los comentarios!

ARTICULOS RELACIONADOS

Comments

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

16 + 9 =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

ULTIMOS ARTICULOS